VIVA SUECIA: Crónica de su paso por Escenario Santander (24/01/2020)

Había auténtico mono de ver la nueva gira de presentación del albúm "El Milagro" y podemos dar fé que no nos defraudaron lo más mínimo.


Texto e imágenes: Luís del Rosal Pernía aka Mr. Deck / Víctor M Bustamante

A las nueve de la noche la cola de asistentes al concierto de Viva Suecia en Espacio Escenario Santander se perdía en el negro de la noche. Más de cuatrocientas almas nos citábamos en una fila interminable, y bajo un relente que no acompañaba para nada la espera, justo en el mismo lugar en el que hace apenas dos años solo llegaron a cubrir medio aforo, en un bolazo inolvidable junto a la banda The Levitants.
Mucho ha llovido desde entonces por estas frías tierras y Viva Suecia se hicieron en el escenario más cerca de las diez de la noche que de las nueve y media, hora inicialmente programada, y una vez más pudimos constatar que los murcianos juegan en equipo. En efecto, las muestras de cariño y complicidad sobre el escenario, los continuos guiños entre ellos y su puesta en escena delatan que son todo uno y de esta manera son capaces de hacer lo que hacen, de transmitir esas ganas de vivir y de disfrutar. Un fin de semana no puede comenzar mejor.
Los dieciocho temas que tocaron anoche y que sirvieron - entre otras cosas - para presentarnos su nuevo trabajo “El Milagro” (una obra maestra más de su productor Carlos Hernández Nombela) se nos hicieron poco y el tiempo pasó volando. Comenzaron con el tercer tema de éste su último álbum, “Necesitarnos tanto”, para continuar con “El nudo y la esperanza”, que es uno de los temas insignia de esta formación y que calentó el ambiente al igual que el propio escenario.

Sonaron práctimantente todos los temas de “El Milagro”, como el homónimo, “Algunos tenemos fe”, “La fuerza mayor”, “Lo que te mereces” o “Fóllame”, en el cual Rafa Val nos recordó que este tema salió adelante con la colaboración del gran Joe Crepúsculo.
No nos podemos olvidar de “Días Amables”, un tema que, si bien rompe de alguna manera los parámetros de esta formación a la hora de componer, ha sido uno de los más solicitados y esperados por los asistentes. Rafa Val reconoció que si no es por la insistencia de su batería, Fernando Campillo, este tema no hubiese salido adelante pues "no lo veían como propio para festivales" por lo que siempre le estaremos agradecidos al sueco de las batutas mágicas. A pesar de su posición discreta en escena, Fernando es un prestigitador del ritmo y dejó que pudiéramos deleitarnos con un mágico solo pero que se nos hizo muy breve a toda la sala.
Su nueva incorporación, Rodrigo Cominero, el ya "quinto sueco", demostró que ha venido para quedarse y que ya es imprescindible en escena tanto a las guitarras, como a los teclados, los coros o la percusión. Además su mimetización física con el guitarra Alberto Cantúa es impresionante. Podrían haber sido separados al nacer.

La complicidad de su bajista, el recién estrenado como escritor Jess Fabric, con el resto de la banda se tradujo en multitud de gestos de cariño hacia sus compañeros, cobra de Alberto Cantúa incluída. Eso no le impidió corretear por el escenario de arriba a abajo y pegar saltos como un poseso. Pocas veces se puede apreciar tan bien cómo un músico ama a su intrumento que viendo a Jess disfrutar sobre las tablas.
No faltaron los momentos de parraque colectivo con un Rafa metido de lleno en la sala micro en mano o unos Jess y Alberto entregando todo a las primeras filas.

Viva Suecia, con nueva tecnología e iconografía sobre el escenario, da un paso adelante en lo que a espectáculo visual se refiere, aportando un cambio más que notable y que aplaudimos hasta con las orejas. Seguramente que todo este despliegue que utilizaron en Santander les suponga un cierto reto a la hora de gestionarlo, pero el resultado les sitúa a un nivel superior sobre lo que nos tenían acostumbrados. Y no todas las bandas cuentan con un equipo de apoyo tan potente, Jaime Guerrero su "backliner" de cabecera a la cabeza, y que no dejó ni un sólo momento de supervisar que todo sonara correctamente y estuviera donde tiene que estar.

No faltaron otros temas clásicos de sus anteriores álbumes de estudio, como “A donde ir”, “Permiso o perdón”, “Hemos ganado tiempo” o “Los años”. Los zagales cerraron el bolo con el himno “Amar el conflicto”, que grabaran con Rufus T. Firefly, y no defraudaron. Como siempre.
Si algo nos llamó la atención fue el inmaculado sonido del que pudimos gozar durante la hora y media larga del bolo y especialmente en un prodigio de muro musical de guitarras en los últimos temas.
Nos quedamos esperando su siguiente visita a tierras cántabras. Tanto el restaurante "El Riojano", al que incluso dedicaron agradecidos unas estrofas, como el pub "Zeppelim", citas obligadas siempre que paran en nuestra capital, seguro que también están esperándoles con los brazos abiertos. De momento nosotros ya les estamos esperando de nuevo porque "el milagro" son ellos.


GALERÍA DE FOTOS

















































































































































PRÓXIMAS FECHAS DE LA GIRA "EL MILAGRO"

25/ene (sáb) - Sala Jimmy Jazz - Vitoria Gasteiz
7/feb (vie) - Sala Razzmatazz - Barcelona
8/feb (sáb) - The One - Alicante
14/feb (vie) - Sala Santana 27 - Bilbao
15/feb (sáb) - Sala La Zentral - Pamplona
22/feb (sáb) - Sala Inn Club - A Coruña
13/mar (vie) - Sala M100 - Córdoba
27/mar (vie) - Sala CAEM - Salamanca
28/mar (sáb) - Sala LAVA - Valladolid

ENLACES DE INTERÉS