El regreso de EDITORS

Con la incorporación de Benjamin John Power (Blanck Mass) a sus filas, el séptimo álbum de Editors es su material más emocionante e implacable de rock electro-industrial que han lanzado en años.

Benjamin John Power
, también conocido como Blanck Mass, ha coproducido el álbum y se ha unido como miembro oficial. Para los profanos puede parecer una pareja inusual: una banda de rock que ha encabezado el Wembley Arena y un compositor ganador del Ivor Novello. Incluso el propio Benjamin admite que fue un “acto de fe”. Pero la evolución de Editors tiene mucho sentido. Han estado de gira con The Cure, de quienes son grandes admiradores, y están acostumbrados a tocar en festivales europeos donde se anuncian junto con bandas más "duras". En Alemania, por ejemplo, "no somos vistos como una banda indie melódica", dice Justin, "somos vistos como súper góticos". Y agrega: "Hablamos mucho sobre Rammstein cuando estábamos haciendo este disco"
El viaje de Benjamin para unirse a Editors fue sorprendentemente orgánico. Había trabajado en el último álbum de la banda, "Violence" de 2018, dando a algunas de sus canciones un toque industrial más brutal, cuyas grabaciones completas salieron como "The Blanck Mass Sessions" en 2019. Ese mismo año, se pidió a los Editors que encabezaran un festival en Bélgica y crearan un escenario personalizado por la noche. Se acercaron a Benjamin para ver si estaría dispuesto a ayudar a reorganizar sus canciones en una dirección más bailable, pero, con la pandemia en marcha, el festival nunca se llevó a cabo y los Editors se quedaron con un montón de nuevas ideas, durante los meses posteriores, que fueron diseñadas para, como dice Benjamin, una "carpa rave sucia".
 

 
Continuaron intercambiando ideas de todos modos, y la banda comenzó a hablar sobre hacia dónde se dirigía esta música: más sombría, más robusta, explorando su amor compartido por el synth-pop, la música industrial y alt-rock, y comenzó a forjarse como un nuevo capítulo: el tercer acto de la banda.  Por primera vez, las estructuras de las canciones no provenían de Tom y éste dice que "fue un ejercicio novedoso pero emocionante recibir los archivos y jugar con ellos, con Justin, Elliott Williams (teclados/guitarras), el batería Ed Lay y el bajista Russell". Leetch desarrollaba sus partes en el estudio cuando finalmente se reagruparon. Ben ciertamente ha sido una inyección de adrenalina en nuestro proceso creativo”, dice Tom. “Las canciones son inmediatas y te saltan en tu cara”. Hacer EBM fue "un salvavidas" durante la pandemia, dice Elliott, "algo en lo que perderse por completo".
De hecho, han creado un mundo rebosante de dramatismo e intensidad, lo cual es estimulante después de los últimos años de apatía colectiva. “Las canciones se sienten como un escape”, asiente Tom. El título del álbum es un acrónimo de Editors y Blanck Mass, pero también una conocida referencia a la Electronic Body Music, el potente sonido que se originó en la década de 1980 y que ha influido enormemente en el nuevo material de Editors, donde los sintetizadores de bandas como Nitzer Ebb, Front 242, DAF o Skinny Puppy martillean sombríamente. Piensa en máquinas de humo, luces estroboscópicas y olor a cuero. La banda ha tomado esas influencias en una dirección claramente de Editors: véase el falsete altísimo de la destacada 'Kiss', su tema disco con intención de "llorar en la pista de baile", dice Tom, a lo que Benjamin agrega "casi podría ser una canción de Donna Summer" si no fuera tan pesada. O el impactante estribillo de 'Karma Climb', un sencillo qye viene pisando fuerte y que combina atmósferas fantasmales con una anemia a nivel de estadio. En 'Vibe', que es lo más parecido a lo que podría llamarse una pista de Editors para 'sentirse bien', Tom quería poner un "brillo de verano" en "una canción para jóvenes desconectados".
 
 
Es Editors en su forma más súper gótica, claro, pero también en su forma más pop. Para Benjamin, fue una oportunidad para flexionar sus músculos melódicos. De hecho, dice Tom, fue el productor de vanguardia quien puso sobre la mesa las ideas más populares. “Me quedé bastante impresionado por lo accesibles que eran”, dice. “Eran como ABBA o algo así”. Benjamin, un fan acérrimo de los Nine Inch Nails, siempre se ha sentido impresionado por la seriedad y el sentimentalismo de la música de Editors y también estaba ansioso por aumentar la intensidad después de unos años algo sombríos. “Hay una fuerte fisicalidad en este disco”, dice sobre sus musculosos paisajes sonoros, que ciertamente hacen eco, en algunos lugares, como en la claustrofobia de `The Downward Spiral´. “Estaba mirando hacia una especie de cubículo donde todo está sudoroso y los cuerpos están muy juntos”. En su mayor parte, EBM se deleita en el maximalismo. El grito de batalla del primer sencillo, 'Heart Attack', establece su puesto, una balada de rock centelleante con un trasfondo aserrado y noirish que permite desgarrar un riff gloriosamente metálico.
 
A partir de ahí, es una liberación tórrida de ritmos, blips y melancolía: todo asesino, sin relleno; completo pero nunca sobrecargado. `Educate´ tiene un alcance casi sinfónico, ya que Tom entona enojado sobre la incertidumbre de los tiempos modernos. ‘Strawberry Lemonade’, mientras tanto, es un desgarrador de corpiños que golpea y golpea, con tambores que suenan como si se fueran a salir de los altavoces. El cierre del álbum 'Strange Intimacy' es "el más escandaloso" del álbum, dice Tom: "no es un lugar particularmente feliz para terminar, ya que es una mirada bastante sombría a una relación, pero el arreglo le da esta teatralidad". Sin duda, es el Editors más ambicioso que jamás haya sonado, donde el riff de guitarra "absurdo" de Justin da paso, dice, a una "loca odisea techno de ocho minutos" al final. Otro giro es el crescendo tembloroso de 'Silence', el 'respiro' post-rock del álbum, si se le puede llamar así. El barítono de Tom nunca ha sonado mejor, recordando a un joven Johnny Cash haciendo una versión de 'Hurt' de Nine Inch Nails. Nunca ha sido muy bueno para las letras directas.
En EBM, hay referencias innegables a la pandemia y a una Gran Bretaña dividida ("¿puedes sentir la nación rota?", entona en 'Strawberry Lemonade'), pero estos son fragmentos de realidad entre lo abstracto, en canciones que tratan en gran medida de perderse a uno mismo en lo desconocido. “Creo que siempre es mejor cuando el oyente puede sacar sus propias conclusiones de lo que escribo”, dice. Justin está de acuerdo. “Nos sentamos en un espacio bastante emotivo, por lo que todos siempre quieren saber de qué se tratan las palabras, pero la música es la mitad de la emoción y lo que establece el estado de ánimo y el tempo. A veces es mejor simplemente entregarse a eso en lugar de tratar de averiguar qué significa algo todo el tiempo”. Vuelve a esta idea de dejar que el estado de ánimo tome el control, de ceder y perderse. Y va a sonar absolutamente viscerante en vivo. Es un mundo nuevo y un capítulo nuevo para los Editors, como lo es para todos. Es hora de mover tu cuerpo.

Tracklist
  1. Heart Attack
  2. Picturesque
  3. Karma Climb
  4. Kiss
  5. Silence
  6. Strawberry Lemonade
  7. Vibe
  8. Educate
  9. Strange Intimacy


ENLACES DE INTERÉS

Web oficial

LO + VISITADO

El gallego Grande Amore lanza su álbum de debut de título homónimo

LA BIEN QUERIDA: Primer sencillo de adelanto de su nuevo trabajo, "Un Gatito"

SIMPLE MINDS: Nuevo disco y gira de Grandes Éxitos por España

MADNESS: Un recorrido por su historia y su música

El grupo madrileño Naked Family, presenta nuevo material junto a Adriana Proenza

EMERGENTES DE PRIMERA FILA: AUGUSTA SONORA

MIGUEL CAMPELLO publica hoy su nuevo disco "5"

¿Quién es "Vicente Amor"? Descúbrelo con las chicas de SHEGO

Descubre el contundente sonido de los FULL CAB

El regreso de la rubia del pop: WENDY JAMES