Necesitábamos un chute de sentimientos, necesitábamos el EP de LA CLARIDAD

Ya en plataformas el aterciopelado debut de los madrileños La Claridad, soft pop deudor de la escena del Donosti Sound, de Family a La Buena Vida. Cinco cortes que rezuman juventud y sensibilidad, con la delicada producción de Lucas Bolaño de Estrella Fugaz. 


Texto: Dani Cantó (Nota de Prensa)
Foto: Noelia Diaz

Se acabó la espera para escuchar el debut de La Claridad, para ponernos blanditos tumbados en el sofá y escuchar las canciones de estos cuatro jóvenes de Madrid, dignos herederos del sonido de Donosti. Y es que la super banda ha sacado un trabajo de debut de los que hacen historia y dejan mella.
Producido por Lucas Bolaño, de Estrella Fugaz, el disco es espacial y aterciopelado, con las voces de Javi e Irene cantándonos a la oreja, canciones sobre amores que se desvanecen, sobre soñar despiertos, sobre los recuerdos. Es difícil no sentirse arrebatado por una música adulta y aterciopelada.
A esperas de que llegue el vinilo a principios de diciembre ahora podéis hacer pre-reserva con un estupendo pack de camiseta y vinilo, solo disponible hasta el 25/11. Una manera única de decir que, cuando La Claridad debutaron, vosotras estuviste ahí ;) 

HAZTE CON EL EP AQUÍ

He cerrado los ojos y me he imaginado en otro sitio. No sabría bien decir qué hay ante mí, la brisa mueve las hojas y Javi e Irene cantan en mis oídos, me piden que camine, que no me detenga. Se hace de noche más temprano, el otoño se vuelve invierno, ante nosotros todo es ocaso, pero lo es de una manera sencilla, el crepúsculo es tranquilidad y ya no existe la ansiedad que nos ocupa las horas del día. La Claridad son banda sonora a un estado mental de cierta transcendencia, ese en el que los pelos se erizan, levantándose hacia el cielo, huyendo de tu cuerpo. Mariposas, gusanos, todo se revuelve.
Su EP de debut se llama "La Claridad" porque no necesitamos más para expresar lo que nos quieren decir. En sus títulos hay una sencillez que se recoge en “La Esfera”, “El Verano”, “Lo Bueno”, “La Claridad” y “La Mirada”. Lo demás es superfluo, las palabras sobran. Hay inocencia y calidez, incluso en pensamientos que parecen decirse por primera vez, “justo cuando menos lo esperaba apareces de la nada, me coges de la mano y todo lo malo ya se me ha olvidado” canta Irene en “Lo Bueno” antes de aullar al viento. Escalofrío.
Los fraseos de La Claridad caen como pensamientos automáticos, a veces inconexos, pero que siempre parecen devolverte a un sueño en el que la calma batalla con la angustia, pero una sensación dulce te espera al despertar, como de quien se ha enfrentado a sus demonios y ha conseguido una pequeña victoria.
 
La dulzura de su música esconde un buen gusto por la producción y la singularidad del uso de las dos voces al unísono, solo rota cuando Irene Valdivia vuela en solitario aplastándote con el poder de su voz.
Escuchando el EP, que es corto pero deja un poso brutal, podrían aparecer nombres recurrentes, bandas que jugaron con nuestros sentimientos y nos susurraron las palabras que queríamos oír, desde La Buena Vida a Le Mans, pero Javi, Irene, Marta y Manu van un paso más allá. Y es que, aún y la juventud de una banda en la que todos rondan la veintena, su sonido, algo que ellos llaman "soft pop” o pop de manta, parece buscar siempre el abrazo. Delicadeza, juventud y una gran sensibilidad que nos da tantas respuestas como preguntas. Una de ellas: ¿qué nos va a pasar? Una pregunta muy 2020.
 

 
De ellos han dicho..."Su EP de debut da rienda suelta a su sonido delicado y aterciopelado donde la forma de construir sus historias se sustenta en capturar momentos que te ponen lágrimas en los ojos con todo lujo de detalles". "Todo un ejercicio de cuidar al máximo la envoltura de los temas y la forma de desarrollar unas narrativas que ya de por sí tienen todos los ingredientes para removernos bien por dentro."

ENLACES DE INTERÉS