Coca-Cola Music Experience Festival: Crónica del viernes 13

El festival abarcó dos días: el viernes 13 y el sábado 14 de septiembre, con un buen número de artistas en cada una de las jornadas. En esta primera pudimos saborear como cabezas de cartel al ex-One Direction, Liam Payne, o a la exitosa Anne-Marie. Nuestra compañera Paula Bustamante estuvo ahí.


Texto e imágenes: Paula Bustamante 

Un año más, uno de los conciertos más esperados, sobre todo por el público joven, llega a Madrid, pero esta vez con la cara lavada y una buena renovación. El Coca-Cola Music Experience de 2019, tal y como se había anunciado, ya no es lo que era años atrás. Por fín se ha convertido en un festival al uso. Atrás quedaron esos carteles de un día con apenas 10 cantantes o grupos en una noche. El nuevo CCME son ahora dos días consecutivos con ni más ni menos que 45 artistas dispuestos a darlo todo encima del escenario de Coca-Cola, la marca anfitriona del evento.

La tarde empezaba con unas cuantas gotas de lluvia (tal y como habían estado amenazando toda la semana) pero la fortuna quiso que esta parase y pudiésemos disfrutar del primer día de festival con tranquilidad y sin el agobio de chubasqueros o ponchos, aunque el día siguiente no se torcería igual. 
Los primeros minutos encima del escenario del CCME los llenaron artistas como New Hope Club, Mario Bautista, Atacados, Locoplaya, Nil Moliner, Lemondgrass y Laura Durand, aunque desgraciadamente no pudimos disfrutar de ellos por problemas de agenda (el festival tenía la hora de inicio a las 15.15 y no llegamos hasta las seis de la tarde). Señores promotores: ¿A quién se le ocurre programas un festival dirigido a jóvenes tan temprano cuando éstos seguramente tengan clase a esas horas?.

Comenzamos la tarde con Roi Méndez, a quien teníamos muchas ganas de ver en directo pues su disco, "Mi Lógico Desorden", nos había llamado bastante la atención y del que ya seguíamos su pista además desde su paso por la Academia de OT. Él y su inseparable guitarra pisaron el escenario al ritmo de "Invierno" y no pararon de darlo todo en ningún momento, siguiendo esa estela con "Plumas", el segundo single de su álbum debut, que hizo que el público se animara a cantar con el gallego. En tercer lugar llegó la canción que le lanzó a la industrial musical: "Por una vez más"; donde Roi desprendió muchísimo buen rollo. Finalizó su excesivamente corta intervención con la canción que más nos gusta de su, de momento, corto repertorio, "Te Dejaré". Roi Méndez nos dejó con un muy buen sabor de boca, y a mi por lo menos con ganas de mucho más de él. Su disco en su momento me sorprendió bastante y ahora que lo he escuchado en directo nos ha ganado mucho más.

Tras este triunfito llegó otro, esta vez de la edición  de 2018 y que además fue nuestro representante en el Festival de Eurovisión en Tel Aviv de este año: Miki. Como no podía ser de otra manera, arrancó con su eurovisivo "La Venda", momento de subidón entre el público allí presente mientras se unían al catalán con saltos y gritos al son de “la venda ya cayó”. Tras el parraque incial, presentó por primera vez en directo, dos de las recién estrenadas canciones de su álbum debut "Amuza": "Eterno Verano", tema que tiene en colaboración con Adrià Salas (autor de "La Venda" y componente de uno de los grupos referentes de Miki, La Pegatina), Arnau Griso y Nil Moliner; y uno de los temas cantados en catalán de su disco, el cual también tiene su versión en castellano, la balada "Escriurem". Tras la euforia inicial que se vivió con "La Venda", el ritmo del público bajó, ya que apenas había dado tiempo a conocer las nuevas canciones del catalán, las cuales habían salido a la luz ese mismo día, por lo que los intentos de que el gentío cantara con él, se quedaron en eso, en intentos. Sin embargo, los ánimos volvieron a subir una vez empezaron a sonar los acordes de su single "Celébrate", lanzado con anterioridad.Sinceramente, Miki tocó lo que tenía que tocar. Los temas de su disco, prácticamente en su totalidad, se acercan al tema fiestero y a la rumba catalana, por lo que una vez escuchada una canción, escuchadas todas. 


Como anunció el presentador del festival, Tony Aguilar, quien iba hilando y presentando artista a artista con tiempo de por medio para charlar un poco con ellos, el CCME era también el festival de OT, pues muchos de los cantantes que acudían salieron de la famosa Academia de TVE. Es el caso de Carlos Right, siguiente en aparecer y que deleitó a sus fans más talibanas con algunos de los temas de su álbum debut "Atracción", tales como "Se lo Robó" (canción que comparte con el internacional Juan Magán), "Perdóname" (su último single) y su eurovisivo "Se te nota". Al igual que ocurre con Miki, con este catalán una vez escuchada una canción, escuchadas todas.

Tras tanto triunfito en escena quien no podía faltar era el ganador de la última edición del programa. Famous llegó tras la actuación de Alexa Lace, a la que no pudimos asistir, y, a diferencia de sus compañeros de OT, el reciente ganador tan sólo tiene un tema en el mercado, por lo que optó por repasar las canciones con las que enamoró a la audiencia a finales del año pasado. El sevillano comenzó con su increíble versión de "Take me to church" de Hozier, donde demostró todo el potencial que tiene con su especial voz, para continuar con "Feel it Steel", "Problem" (sorprendiendo con un increíble rap, tal y como hizo en OT), "Calipso" y "Uptown Funk". Tras esta serie de temazos en donde la gente no paró de bailar y cantar con el, llegó el momento de atacar "Bulla", su único sencillo hasta la fecha. A pesar de ser la única canción propia, la gente no estuvo tan animada como en las anteriores, posiblemente al no ser tan popular como el resto de su setlis, que permitía cantarlas  aunque ni conocieras quién era el ganador de OT 2018. Eso sí, el espectáculo de baile que se montó durante "Bulla" no se lo quita nadie. Olé.

La tarde avanzaba y con ella llegó el momento más esperado por muchos de los que asistieron al recinto de Valdebebas el viernes 13. Alba Reche, segunda clasificada en OT 2018, nos tenía a todos expectantes por saber con qué nos sorprendía. Entró en el escenario con una cover de "Disfruto" de Carla Morrison, y como es habitual en ella, fascinó a todos con su tan especial y característica voz. Sin embargo, no todo iba a ser de color de rosa (por mucho globo de igual color que los “rechistas” habían llevado para ella) y los problemas no tardaron en llegar. Unos cuantos fallos técnicos impidieron a la ilicitana cantar la siguiente canción, que iba a ser "Expectectations". A pesar de su corta experiencia encima de un escenario de este calibre, lo resolvió bastante bien y con mucho humor. Tras el embrollo inicial, continuó su show con una colaboración en vivo con la cantante chilena Cami y su tema "Aquí Estoy", donde su complicidad se palpaba hasta en las últimas filas, a pesar de que a duras penas pudimos disfrutar de la voz de Cami pues los fallos técnicos seguían presentes y su micro no se oía en absoluto. Las colaboraciones no acabaron ahí y, mientras Reche atacaba una versión del "Be Honest" de Jorja Smith, apareció al fondo del escenario su compañero Famous, con - ¡oh, sorpresa! - más fallos técnicos. El micro de Famous tampoco funcionaba y su aparición pasó desapercibida, excepto para unos pocos que nos dimos cuenta de su presencia, mientras la gran mayoría se quedaba embobado viendo las acrobacias aeróbicas de la triunfita.
Aunque aparentemente nadie lo deseara, el final del concierto de Alba Reche estaba por terminar, y no había otra forma de hacerlo que presentando de forma inédita su single debut, que se llamará "Medusa" de pegadizo estribillo ("...a cuchillo, pero con amor...”), y anunció que su salida, así como la de su disco debut, será en octubre de este año. Como primeras impresiones, el tema no parece estar mal elborado pero esperaremos a una versión de estudio, eso sí, la chica sigue en su rutina de no pronunciar apenas, pues tuvo que repetir varias veces la famosa frase para que se entendiera lo que decía. A mi parecer, tenía mucha expectación por verla en directo y ver qué ofrecía ya que fue una de las favoritas de su edición, y quizás por la cantidad de fallos técnicos o por la elección de los temas escogidos (se esperaba un "She used to be mine" o un "La Llorona", temazos interpretados por ella en la Academia y que la llevaron al estrellato), aunque si que es cierto que cante lo que cante lo ejecuta de forma increíble. Y aquí viene mi primera queja para la organización. No se puede permitir que durante la actuación de una de las cantantes que más se esperaban (y por la que mucha gente había acudido al festival) tuviera un fallo tras otro, y más si son tan triviales como pinchar un playback instrumental (¿No ha habido pruebas de sonido?) o que funcionase un micrófono.

Finalizando el segundo bloque de la tarde estuvo el canario Maikel Delacalle que deleitó a los presentes con un par de canciones suyas hasta llegar al tema que tiene en colaboración con el italiano Mahmood, el también eurovisivo "Soldi", momento de subidón con fiesta de palmas incluídas que fue incluso capaz de superar con su siguiente canción "Replay", llegando incluso el público a pedir una repetición de ésta cuando el cantante abandonó el escenario.
El tercer y último bloque del viernes estuvo precedido por una muestra de baile de la mano de los bailarines oficiales del CCME y por el propio Tony Aguilar ejerciendo de DJ.

La noche inundó el recinto y con ella salieron a escena la conocida banda de música electrónica Clean Bandit. Los británicos no dejaron a nadie indiferente mientras tocaban uno tras otro sus más conocidos hits de la mano de dos increíbles vocalistas que, por supuesto, estuvieron al nivel de los cantantes originales de estudio. Con un repertorio como "Solo", "Symphony", "Rockabye", "Baby" o "Rather be" crearon un subidón constante entre la multitud allí congregada. Una pasada de espectáculo.

Con un setlist que incluía los archiconocidos sencillos "What About Love", "Why don’t we", "Dancing with Nobody" o "Mmm Yeah", desembarcó el norteamericano Austin Mahone, encandilando a sus mayores fans con sus posturas super estudiadas y sus miradas seductoras, guiños incluídos, a cámara. Tras mucho bailoteo y temas muy en la línea Disney Channel, Mahone decidió darle algo más a sus seguidoras bajando al foso para estar más cerca de su público, llegando incluso a cogerle la mano a una chica y besársela a lo película-adolescente-romántica (obviamente la afortunada fan se deshizo en llantos y, a juzgar por nsu reacción, probablemente no sea capaz de lavarse la mano en una temporada). Pero el delirio no acabaría ahí sino que fué a más cuando, de repente, saltó a escena Abraham Mateo para atacar juntos el tema "Háblame bajito".

Eran casi las 10 de la noche y se aproximaba la hora de los cabeza de cartel. En primer lugar llegó Anne-Marie, que arrancó su concierto con "Ciao Adiós", en el que ya se vislumbraba lo gesticulera y activa que es la inglesa. La escaleta de pelotazos continuó con "Alarm" y "Don’t leave me alone" (tema que comparte con el DJ francés David Guetta) mientras ella no paraba quieta de un lado a otro del escenario. Entre canción y canción hacía amagos de hablarle al público en español, además de dar constantemente muestras de cariño. El momentazo llegó cuando todos cantaron con ella a capella el éxito que lanzó junto a Clean Bandit (y que ya había sonado previamente con éstos), "Rockabye".
Finalizó su pedazo de concierto (realmente merece la pena ver a Anne-Marie en directo, tanto por lo bien que canta, como por el espectáculo que ofrece y lo agradable que es con el público) con "2002" y ese gran "FRIENDS". Es vox populi que la triunfita Alba Reche es muy fan de la británica, de hecho antes de su éxito publicó en YouTube una cover de "Then", canción perteneciente al álbum "Speak Your Mind" de Anne-Marie, por lo que todos los rechistas llevaban esperando desde el concierto de Reche un dúo de ambas encima del escenario, algo que nunca llegó. Aun así, nos conformamos pensando en que finalmente llegaron a conocerse y probablemente se hicieran hasta una foto juntas.

Antes de que llegara el segundo cabeza de cartel del día, entró en el escenario otro canario, perteneciente al grupo Locoplaya (que ya habían tocado a principios de la tarde), Don Patricio, el cual repasó algunas de sus canciones en solitario, pertenecientes al álbum "La Dura Vida del Joven Rapero", como "Me gusta" o "Carita de guiño". Pero el subidón llegaría con las tres últimas canciones: "Enchochado de ti", "Lola Bunny" (momento en el que salió Lola Índigo a cantar con él la canción que comparten y que tanto ha sonado este verano desde que la sacaron) y "Contando Lunares", su tema más conocido y que más fiesta montó durante el show.

La espera había terminado para las directioners que llevaban esperando durante toda la tarde-noche a que llegara Liam Payne, el otro cabeza de cartel. Desgranó temas como "Bedroom Floor" o "Get Low", pasando por una cover la canción de Sam Smith y Calvin Harris, "Promises". El momentazo super emotivo de la noche fue cuando Liam mencionó a su anterior grupo One Direction y comenzó a cantar "Little things", perteneciente al repertorio del famoso grupo. Tras esto recordó que era el cumpleaños de uno de sus compañeros de equipo, Niall Horan, y nos unió a todos para cantarle al irlandés el consabido "Cumpleaños feliz". Los temas directioners no acabaron ahí y más tarde cantó (junto a todas las almas ahí reunidas) el hit "Drag me down". El show continuó ya con temas propios y colaboraciones como "Polaroid" y "Familiar" para acabar con su reconocido "Strip that down", logrando así un muy buen broche de oro final del concierto y del primer día de festival.



Como resumen del día, destacamos los conciertos de Clean Bandit y Anne-Marie y la brevedad del setlist de Roi Méndez. ¿Lo peor? Los fallos técnicos sucedidos durante el concierto de Alba Reche, aunque ella lo hiciera fantástico.

GALERÍA DE FOTOS