Ir al contenido principal

FANGORIA pone en pie al Wizink Centre en un show irrepetible

Crónica del espectacular show de Fangoria el 13 de abril de 2019 con motivo de su 30 aniversario como banda y presentando su nuevo trabajo, "Extrapolaciones y dos preguntas", rodeados de amigos. 








Texto: Víctor M Bustamante
 
La apertura de puertas a las siete de la tarde ya presumía que iba a ser una noche mágica. Centenas de fans, desde primera hora a los pies del Wizink, esperaban ansiosos comprobar si su último trabajo de versiones resistía las comparaciones con sus temas más clásicos y disfrutar con una cita que no era un concierto más al uso, pues Fangoria tienen la capacidad de llevar la fiesta ahí donde tocan y reunir a un espectro más heterogéneo de fans que cualquiera de sus contemporáneos. Desde los que hacía tiempo que habían cumplido el medio siglo, fans de Olvido cuando militaba en las filas de Kaka de Luxe, hasta los más jóvenes que los "descubrieron" como Fangoria o los fans del sonido Dinarama o Pegamoides que Carlos Berlanga y Nacho Canut hicieron eterno. A ninguno de ellos defraudaron.
Tras un calentamiento previo por parte de King Jenet y Ms Nina a primera hora y más tarde de Mario Vaquerizo y su Nancys Rubias, arrancaron con el tema "Espectacular", presagio de lo que vendría durante las dos horas siguientes.
Olvido, flanqueada por un impertérrito Nacho Canut a los teclados, que cada día muta más en el Profesor Xavier metido de lleno en el papel de Chris Lowe, y por un soberbio Rafa Spunky, que cada día está mejor de voz y eso facilita mucho las cosas a Olvido, todo hay que reconocerlo, y arropada por una gigantesca pantalla donde acompañaban cada una de sus extrapolaciones y preguntas fue desgranando uno a uno los temas de su nuevo trabajo al completo en una cita muy especial (que únicamente podrá revivirse de nuevo en el Palau Sant Jordi).
Tras el arranque, acompañado de un video de flores abriendose como en el videoclip original, pasaron a rendir su primer homenaje, en este caso a Los Sencillos de Miqui Puig y su "La banda sonora de una parte de mi vida".  Tras su versión de "Dame estrellas o limones" de Family, pasaríamos a uno de los momentos mágicos de esa noche, su medley de "¿Cómo pudiste hacerme esto a mí?" de Dinarama con el "¿Qué sería de mí sin tí?" del añorado Carlos Berlanga. Dos temas complementarios que, como indicó Alaska al presentarlo, "estaban hechos para ser cantados juntos desde el primer día y nunca se había hecho hasta ahora".
"Voilá" de Alpino, dió el paso a otro de los subidones de la noche, una "Fiesta en el infierno" que calentó a todas las almas que congregaban el Wizink ese sábado y que habían conseguido colgar el cartel de sold out hacía ya fechas. El recuerdo del gran McNamara y su fantástico "Gritando amor" y el de Los Planetas con su "Santos que yo te pinté", a primera vista poco apropiado para un repertorio de electrónica pero que Fangoria ha conseguido llevar a su terreno sin perder la calidad del tema original, dieron paso a su último sencillo "¿Quién te has creído que soy?" una de sus últimas colaboraciones con Guille Milkyway (La Casa Azul) a quien Alaska olvidó mencionar a pesar de que iba presentando en la mayoría de sus temas a los productores o arreglistas con los que habían colaborado en cada uno. Gran error más teniendo en cuenta la importancia que ha tenido Guille en el éxito de Fangoria en la última década.
OBK, estandarte de la electrónica en este país le pese a quién le pese, tuvo su merecido homenaje en un "Historias de amor" masheado con el clásico de Dinarama "Descongélate". Una versión más depechera que nunca y acompañada con las imágenes de su video lyric llenas de referencias a la iconografía religiosa clásica.
Para el segundo acto, cambio de vestuario incluído, arrancaron con "Iluminados" y con sus cuatro bailarines, que hasta el momento se iban alternando, en escena en un homenaje al brillibrilli que se apreciaba hasta en las últimas filas del Wizink. A continuación nueva triada de versiones. En este caso "Metaluna" de Parade, "Llorando por tí" de Ku Minerva, que consiguió devolvernos a la memoria los tiempos de la ruta del bakalao junto a unas imágenes oníricas de planetas imposibles, y una gran rendición al "Sólo para tí" de las Killer Barbies.
Unas imágenes inspiradas en la iconografía más kisch de la colección "Bolero Mix" fueron el complemento perfecto al delirio de su "Geometría Polisentimental" antes de atacar uno de los himnos generacionales de la noche, el "Diferentes" de Ellos que no ha perdido un ápice de su magia a pesar de los años transcurridos desde su publicación. "Coches de choque" de Javier Corcobado demostró que cuando se hacen versiones estas pueden incluso superar al original hasta el punto que parecía un tema más del repertorio clásico de Fangoria.
El parraque colectivo se desató, cómo no, con su "No sé qué me das" en una versión tanto visual como musical más ácida que nunca y que nos retrotrajo a ese nuevo verano del amor de comienzos de los noventa lleno de color, fiesta, raves y química. Mucha química.
"Tormenta en la mañana de la vida" de La Buena Vida dió paso a otro de los momentazos de la noche con Olvido, espada en mano y arropada por King Jenet y Ms Nina, que por problemas técnicos hicieron imposible su rap en "¿De qué me culpas?" y se limitaron a danzar con ella. Por un momento parecía que las grandísimas Lara Sajen y Susana Reche volvían a estar en escena con Alaska, pero fué tan sólo un espejismo para la gente de las últimas filas. La fiesta no decayó con "Dramas y Comedias" uno de los mejores temas de la carrera de Fangoria, y que fue coreada hasta la afonía por todo el recinto en pie.
Llegó el momento de los bises y del rescate de su primer single como Fangoria, hace ya treinta años, el fantástico "En mi prisión" que lamentablemente no prodigan mucho en directo y que es uno de los pilares básicos para comprender la evolución de su sonido de Dinarama a Fangoria y de la música electrónica nacional en general. Tras este viaje nostálgico, la máquina del tiempo nos llevó aún más atrás en un combo entre "Ni tú ni nadie" y "A quién le importa", himnos de varias generaciones y que son piezas básicas en el repertorio de Alaska desde hace décadas.
Para finalizar llegó la sorpresa. Mario con sus Nancys volvió a escena a rendir un más que merecido homenaje a la mujer de su vida en forma del tema "Huracán Mexicano" otro de esas clásicas caras B de Dinarama que llegaron a eclipsar a los singles originales.
En definitiva una noche para la fiesta, el petardeo máximo, el desenfreno y la afonía. Una pena que muchos temas de este setlist no lleguen a la gira de verano pero, al menos, unos pocos, o muchos, hemos podido celebrarlos en vivo al menos una vez. 

VIDEO RESUMEN DE LA NOCHE




 GALERÍA DE FOTOS







































 






 















 












 

 
 


Comentarios