Ir al contenido principal

PSYCHEDELIC FURS: Here comes Butler

PSYCHEDELIC FURS

Here comes Butler

Crónica del concierto del sábado 9 de junio en la Sala BUT de Madrid (9 de Junio 2018)

Texto y Fotos: Luis del Rosal Pernia aka Mr Deck

La sala BUT de Madrid hervía de pasión por auténticos fans de Psychedelic Furs a las nueve de la noche, muchos de ellos extranjeros, quienes acertaron al acudir a esta cita que se nos hace única para ver de cerca a un grupo que en los años 80 se convirtió en una súper banda de rock; los asistentes, que mayoritariamente alcanzaban la cincuentena, demostraron tanto su fidelidad por el grupo como potencia pulmonar.
En la actualidad el grupo está formado por los hermanos Richard y Tim Butler - voz y bajo respectivamente - Mars Williams con saxo y clarinete, Amanda Kramer en los teclados, Paul Garisto en la batería y Rich Good en la guitarra.
El sonido tan característico de Psychedelic Furs viene dado por un lado por el uso de instrumentos ciertamente peculiares para una formación de rock post-punk, como el saxofón, y por otro lado, por la propia voz de Richard, que transmite un cierto ansia y dramatización y que fue capaz de llevar a este grupo a lo más alto de las listas a ambos lados del Atlántico, especialmente a EEUU, donde alcanzaron un éxito sin ambages.
En este concierto en Madrid los músicos aportaron sobrada profesionalidad para acompañar a Richard pero he de hacer una mención especial para Mars Williams, que estuvo sobresaliente y que matizó la melodía con sabiduría, arrojando potencia a las distintas canciones.
El concierto se desarrolló con precisión cronométrica, en la que los Psychedelic Furs pudieron disfrutar tanto como los asistentes pero en el que no hubo lugar para la improvisación. Richard Butler envuelto en su levita y haciendo uso de sus inseparables y oscuras gafas de sol salió al escenario en último lugar, momento en el que los aplausos sonaron con mayor fuerza.
Así, la noche comenzó con el tema “Dumb Waiters” de su segundo álbum “Talk Talk Talk” con el que masivamente están abriendo las distintas veladas en esta gira y continuaron con otro tema de este mismo álbum “Into you like a train”. Siguieron con “Highwire days” de “Mirror Moves” para continuar con “President gas”, fruto de su tercer trabajo “Forever Now”.
A los veinte minutos pudimos disfrutar con uno de sus mayores éxitos “The ghost in you”, excelente tema de “Mirror Moves”, del cual también pudimos escuchar otros a lo largo de la noche como “My Time” y justo antes del encore “Heaven”, en el que el público se entregó con absoluta devoción.
Sin embargo, con otros temas tales como “Sister Europe” y “Don’t be a girl”, pudimos mecernos con la melodía, siguiendo el ritmo de Richard.
El ánimo de los asistentes no decayó en ningún momento, tampoco durante el encore, en el cual pudimos disfrutar con “India” intensamente y sin rendirnos y con “Pretty in Pink”, coreada por todos los asistentes y éxito incontestable de esta formación.
Richard Butler estuvo encantado de presentarse en Madrid, pues pudimos observar que disfrutaba realmente sobre el escenario, como se acercaba al público, agachándose y mostrando complicidad con el mismo, por contra, muchos nos quedamos con ganas de escuchar “Here come cowboys”.
Haber tenido la oportunidad de acudir a un concierto de Psychedelic Furs ha sido un golpe de suerte, pues esta formación publicó su último trabajo en el año 1991 y desde entonces sólo se han publicado varios recopilatorios además de la grabación de un disco en directo en el año 2000, así que se me haría muy raro poder volver a repetir esta experiencia tan revitalizante.

Algunos momentos del concierto: 

"Love my Way"

"Heaven"

GALERÍA DE FOTOS:

 
































Comentarios

  1. Excelente crónica Mr. Deck! Muy difícil poner en palabras algo tan emocionante: desde la excitación que se vivía en la sala previa al concierto (eso no tan habitual en los días del postureo de tener un auditorio no casual, sino verdaderos fans, es algo que se transmite de público a artista y viceversa y hace un concierto grande) hasta el crescendo de la voz, tan emocional y lisérgica (son los Psychedelic, no?) de Richard a lo largo del concierto. Comparto tu mención especial a Mars Williams, que hizo algo más que simple rock con su saxo, dando esa poesía ácida y melancólica que destilan los Furs. Algo parecido se puede decir de Richard Good, que de silente en los primeros temas pasó a aportar ese "ácido" y èpica que requiere el grupo. Batería y teclados en el mismo nivel. Sí eché de menos más punch en el bajo, que se limitó a realizar la esencial labor de acompasar.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario